Boston Strong: ciudad de corredores

Boston Strong: ciudad de corredores
Share Button

De vez en cuando, dejaré de acribillaros con posts exclusivamente jurídicos, sin que por ello cambien la orientación del blog, docente y jurídico-mercantil. Esta es una de esas ocasiones, y me voy a referir a otra de mis grandes pasiones: correr (ahora «running»). Boston, en donde me encuentro por motivos docentes y profesionales este mes, es para mi gusto, la «Meca» del corredor en los USA. Cierto es que probablemente, por motivos turísticos y comerciales, el gran Maratón USA sea el de Nueva York, pero el de Boston, tiene un sabor muy especial, más aún después de los desgraciados acontecimientos en el Maratón 2013, que ha dado lugar al eslogan BOSTON STRONG.

Para un maratoniano aficionado y del montón como yo, uno de los grandes alicientes de pasar una temporada en Cambridge es poder ponerme las zapatillas a primera hora del día o al atardecer y poder recorrer la ribera del Río Charles hacia Boston. Ya había tenido ocasión de hacerlo en alguna otra visita, pero la experiencia nunca defrauda, por los parajes y por el ambiente corredor tan especial y auténtico, que yo no he vivido nunca en otro lugar (quizá en alguna ciudad del norte de España).

Ayer sábado lo preparé todo para salir a rodar las 7 am (no soy mucho de madrugar para salir a rodar, pero el cambio horario es lo que tiene), con la idea de hacer una horita a ritmo medio (4.30 km), dado que estoy saliendo de una dichosa fascitis plantar, que desde el Maratón de Málaga en diciembre 2013 me tiene en el dique seco.

A las 7 am salgo con una lluvia «curiosa», cruzo Harvard desde la HLS (más o menos donde estoy alojado) y alcanzo el Charles a la altura del puente JFK (en frente de la Business School). Llama la atención que con el tiempo que hacía y las horas del sábado que eran el río estaba lleno de piraguas y canoas entrenado, y el circuito de tierra que transcurre por la ribera -del que os dejo una foto sacada por mí-, plagado de corredores. Transcurrido un km me engancha un grupete por detrás y me invitan a seguir con ellos (algo que no ocurriría normalmente rodando en el Retiro o en la Casa de Campo, por ejemplo). Animado por la situación me vengo arriba y me incorporo a su «marcheta» de 4.20 km, lo suficiente para que hoy no pueda moverme. El grupo estaba compuesto por dos hombres y tres mujeres; y he aquí otra de las cosas que me llama la atención: el mayor número de mujeres que de hombres entrenado, y el tremendo nivel medio que tienen…

Llegamos a los comienzos de Boston cruzando por uno de los puentes que atraviesan el río Charles, y de vuelta por la ribera opuesta hasta el estadio de la Business School; estiramientos y rodaje ligerito acabado con más pena que gloria. Eso sí, poniendo cara de estar «entero».

Me quedo con el impresionante ambiente corredor, en cada zancada, en cada milla; y con los preciosos parajes que ofrece el Charles, los Brown Stones, y la arquitectura de Nueva Inglaterra. Una maravilla.

PD: Domina claramente el material New Balance, que para algo es la «marca de la casa».

 

 

Share Button
  1. Javier 11 may 2014 | reply

    ¡Qué bien te lo montas Luis! salir a correr es una afición muy en boga, e imaginarte corriendo por EE.UU. seguro que motiva a los que ya corren y a los que como yo lo dejamos y nos podemos llegar a plantear retomarlo, no dudes en escribir de vez en cuando sobre otros temas como este, está muy bien.

Leave a Comment

reset all fields