Grandes Firmas de abogacía de los negocios y formación de abogados

Share Button

Leía ayer en prensa jurídica un interesante artículo relativo a lo que los abogados junior se encuentran al entrar en las grandes firmas o estructuras jurídicas de la abogacía de los negocios. Estas grandes estructuras de prestación de servicios jurídicos, muy en particular, las españolas, pero no exclusivamente ellas, han asumido como una labor propia la  formación de los abogados junior que anualmente incorporan a sus plantillas, de modo que de una u otra manera y con difeentes sistemas estos abogados recién salidos de sus estudios universitarios o post universitarios van a compaginar su desempeño profesional con una formación teórica y práctica que, en relalidad, encarna gran parte de los principios inspiradores del “Plan Bolonia” y su formación en competencias. Tan es así, que puede llegar a hablarse de un perfil de abogado propio de una u otra firma que va siendo delimitado en los primeros años de ejercicio profesional.

Se asume que el abogado junior ha de tener una serie de cualidades genéricas, pero que la formación en competencias profesionales, a partir de esas cualidades o requisitos genéricos de acceso, va a ser el propio despacho el que se la va a facilitar, convirtiéndose en auténticas escuelas de formación de abogados de negocios, de modo que alguno de ellos sobre la base de esta idea han llegado a constituir exitosos Centros de Estudios, como es el caso de Garrigues.

Preocupa, sin embargo, la profunda desconexión de estos despachos con la Universidad Pública en particular, dado que por lo general con Centros y Universidades Privadas existe una mayor conexión al integrar éstas como profesorado a muchos profesionales provenientes de firmas de abogacía de los negocios. Hago esta observación desde el conocimiento de la realidad que me confiere el haber desempeñado mi actividad profesional varios años de mi carrera en estos despachos y mi labor docente en la URJC, y sin desconocer que son muchos los problemas que azotan a la Universidad Pública española, pero en relación con la concreta formación de los futuros abogados, éste es uno de ellos.

La Universidad Pública haría bien ganando visibilidad y atractivo para estas estructuras y éstas no pueden mantenerse al margen de la formación en competencias profesionales de nuestros futuros abogados. Difícil solución tiene la cuestión, pero me da la sensación de que en el desarrollo y puesta en funcionamiento de los Máster de Acceso de la abogacía estamos perdiendo una gran oportunidad para ello, dado que sería el marco ideal para la incorporación de grandes despachos a la formación de abogados en el seno de la Universidad Pública. Las rigideces propias de nuestra Universidad Pública, y las miserias presupuestarias impiden incorporar a estas firmas a la docencia de grado, pero no ocurre lo mismo con el Máster de acceso o con otras alternativas como la de organización de seminarios y aulas específicas de formación. Junto a ello, una adaptación de la formación impartida en las aulas, llámese o no Bolonia, parece también necesaria para que el capital humano de las Universidades Públicas comience a ganar atractivo en los procesos de selección, un atractivo que en la actualidad no es el que debería ser: no debería ocurrir que una compraventa de empresa se enseñe simplemente como un contrato de compraventa con un objeto especial y no se haga referencia alguna a una operación de M&A.

No se trata de tirar piedras contra mi propio tejado, sino de reflexionar sobre aquello que desde la Universidad Pública podemos hacer para que destacados “players” del mercado jurídico se fijen en nosotros. En todo caso, no deja de ser una reflexión en voz alta, dado que se trata de un problema profundo y con muchas aristas y teclas, imposibles de tocar todas ellas en un post.

 

 

 

 

 

Share Button
  1. Alex M. 8 oct 2013 | reply

    Estimado Luis,

    Muy de acuerdo con tu exposición del tema.
    Al menos, donde yo estudié, resido y ejerzo profesionalmente (País Vasco), la presencia de los despachos “de negocios” en la Universidad Pública es testimonial.
    También creo que puede tener que ver la orientación de los planes de estudio de cada Universidad.

    Por ejemplo, La universidad del País Vasco ofrece los siguientes Másteres Oficiales:

    -MÁSTER EN ABOGACÍA

    -MÁSTER UNIVERSITARIO EN DERECHOS FUNDAMENTALES Y PODERES PÚBLICOS

    -MÁSTER UNIVERSITARIO EN INTEGRACIÓN POLÍTICA Y UNIÓN ECONÓMICA EN LA UNIÓN EUROPEA

    -MÁSTER UNIVERSITARIO EN SOCIEDAD DEMOCRÁTICA, ESTADO Y DERECHO

    Sin embargo, La Universidad de Deusto ofrece los siguientes estudios de postgrado:

    Derecho
    -Acceso a la Abogacía

    -Asesoría Fiscal

    -Derecho de la Empresa

    -European Master in Transnational Trade Law and Finance

    -Gestión de Empresas Marítimo Portuarias y Derecho Marítimo

    ¿Qué plan de estudios de Postgrado se adapta más a las exigencias de un despacho de los denominados “grandes” o “de negocios”?

    Creo que es una respuesta que resulta evidente.

    Saludos.

    • Luis Cazorla 9 oct 2013 | reply

      Muchas gracias por el comenatrio. Coincidimos. Un abrazo

  2. @SMNacho 19 sep 2014 | reply

    Totalmente de acuerdo. Sólo añadiría que la desconexión se extienda incluso más allá en cuanto qué es lo que prima entre los grandes despachos para la contratación; esto es, competencias técnicas o habilidades comerciales (aunque este tema no sea tanto en jr) a tenor de la encuesta que apareció hace unos meses.
    Buen post Luis.

Leave a Comment

reset all fields