Otra sobre los efectos de la disolución de pleno derecho de sociedades profesionales no adaptadas

Share Button

La RDGRN de 14 de junio de 2017, aborda, una vez más, uno tema que he tratado frecuentemente en el blog: la disolución de pleno derecho de sociedades “materialmente profesionales” no adaptadas a la LSP, por aplicación de la disposición transitoria primera de la propia LSP. La nota adaptación de las sociedades de objeto profesional a la LSP en el plazo de 18 meses, trae consigo la disolución de pleno derecho y la cancelación de los asientos registrales de oficio, por lo que llegados a esta situación, en tanto la sociedad no se reactive, no podrán inscribirse acuerdos sociales de dicha sociedad disuelta y cancelada. La referida Resolución, confirma una vez más la doctrina de la DGRN, que resulta clara, al hilo también de la calidad del propio apartado 3 de la disposición transitoria primera.

La LSP se trata de una norma imperativa, y la disolución de pleno derecho y la cancelación de oficio de los asientos registrales la consecuencia más severa para la no adaptación a sus disposiciones, respecto de la cuál puede leerse una crítica en esta entrada del profesor Alfaro.

 

 

 

Share Button