La importancia de la divulgación científica como instrumento de conexión Universidad-Sociedad

Share Button

No es la primera entrada que dedico en el blog a la la divulgación científica y académica a través, por ejemplo, de las posibilidades que brinda la Web 2.0  las RRSS, que constituye, a mi juicio, una de las grandes vías o caminos para reforzar los, en ocasiones, muy endebles lazos entre Universidad/Academia y sociedad. Uno de los grandes males de nuestra Universidad (son muchos, sin duda), es su falta de conexión con el entorno social, económico y laboral en la que se desenvuelve, que se trata de paliar con las conocidas como actividades de trasferencia o retorno de conocimiento. Universidad y sociedad deben retroalimentarse y, en el ámbito de la investigación científica, ello ha de suponer que el investigador o científico no debiera permanecer siempre en el estricto ámbito de su “burbuja” investigadora, sino que una labor de divulgación de su conocimiento científico potencia los efectos beneficiosos de aquélla.

Existe una predominante corriente en el ámbito universitario que de alguna forma entiende que los trabajos y actividades divulgativas pueden, de alguna forma, “contaminar” la pureza de la actividad académica investigadora. Nada más lejos de la realidad: rigor científico y académico y divulgación no sólo no están reñidos, sino que están condenados a entenderse; el científico o académico que es capaz de divulgar (y digo bien, dado que no es fácil hacerse entender y transmitir el conocimiento para quién no está acostumbrado a ello), multiplica los efectos beneficiosos de su actividad investigadora. En esta labor, RRSS como twitter y los blogs constituyen herramientas de incalculable valor, de las que muchos profesores y académicos están ya haciendo, cada vez más frecuentemente, bueno uso.

En el plano personal, resulta muy ilusionante ver como se cita el Blog entre los materiales complementarios recomendados en Guías Docentes de distintas Universidades españolas, lo que acredita la capacidad de “penetración”, de estos instrumentos y medios divulgativos. Cada vez somos más los convencidos de las bondades de la actividad divulgativa (en mi área de conocimiento siguiendo los ejemplos de los profesores Sánchez Calero y Alfaro, entre otros), lo que además, impulsa el conocimiento colaborativo y el enriquecimiento recíproco. ¿Qué os parece?

Share Button