Fútbol: pan y circo

Share Button

En los últimos días se han aproximado a la problemática económico-financiera del fútbol profesional español reputadas y prestigiosas opiniones (véase el post de G. Llobera en Nada es Gratis, o el del profesor Alfaro en su blog). Coincido con ambas opiniones como ya lo he venido manifestando en el blog al hilo de diferentes cuestiones: el problema económico-financiero del fútbol profesional español reside en el trato especial dispensado por Administraciones Públicas e incluso Tribunales hasta fechas muy recientes, sobre la base de un factor social y cultural, relacionado con la vinculación  de los clubes de fútbol a sus respectivas ciudades y el papel que en este escenario han venido desarrollando los propios clubes. Son, por tanto, razones exclusivamente culturales y sociales (PAN Y CIRCO) las que han venido patrocinando el trato diferenciado a clubes y SAD, desde antes de la entrada en vigor de la Ley del Deporte de 1990. Este trato diferenciado junto con la ausencia de una normativa sólida de control financiero de las entidades, con independencia de cual fuera la forma jurídica que hubieran adoptado, han constituido el caldo de cultivo de la actual situación de insolvencia generalizada. Es muy cierto que los administradores de clubes de fútbol profesionales no han estado sujetos a los incentivos necesarios y convenientes para el adecuado desempeño de su actividad, pero no ha sido por razón de la adopción de la forma social SAD, sino por esa connivencia denunciada. Así las cosas, este trato diferenciado no se justifica en modo alguno en los mismos criterios que han llevado a la intervención y rescate de la banca (riesgo sistémico existente en este sector que en el deportivo no concurre como muy bien se justifica en los posts referidos antes), e, insisto, parece hacerlo sólo en el componente sociológico del fútbol: el fenómeno aficionado o forofo, que por otro lado tiene traslación a otros muchos ámbitos en los que el fútbol interviene.

No es dudoso, y así lo he defendido, que el fútbol profesional es una actividad mercantil, con independencia de la forma social empleada para el desempeño de la misma por parte del club de que se trate, por ello, la regla general debe ser el pleno sometimiento a la normativa mercantil, con excepciones limitadas que se justifiquen exclusivamente en las especialidades de la competición deportiva (como, por ejemplo, en el ámbito concursal), pero no en el “valor social” del fenómeno fútbol (y lo dice un muy forofo). Esta situación es la que, percibida por la UE, subyace en la reciente apertura de expedientes por ayudas de estado (a los que nos hemos referido aquí), que ha empujado a la CE a abordar esta situación, aunque sea desde una perspectiva incorrecta,a mi juicio, al menos en relación con el proceso de transformación en SAD de los clubs de fútbol.

En el ámbito de las comparaciones, lo anterior impide establecer una correcta relación entre el deporte profesional USA y el español. Allí, las “franquicias” sí que son única y exclusivamente actividades empresariales de ocio y espectáculo. No existe el fenómeno forofo, no verán ustedes peleas de aficiones, ni fondos, ni banderas….Si han asistido a un partido NBA habrán visto a la gente comiendo en ellos como si fuera una película de cine y el único sonido es el de la megafonía con las clásicas musiquillas de ataque y defensa. No hay forofos, hay consumidores que asisten a un espectáculo. Por ello, cualquier comparación con el sistema organizativo USA me parece metodológicamente incorrecta; no es comparable porque el punto de partida, social y culturalmente no es el mismo. Sin embargo, si haría bien el deporte profesional español en fijarse en escenarios como el alemán, en la que desde una concepción social y cultural incial del deporte muy similar a la nuestra, se han logrado unos objetivos de mercantilización y profesionalización del deporte profesional que ya los quisiéramos para nosotros. Ellos sí son el ejemplo.

 

 

 

Share Button
  1. Juanjo 11 ene 2014 | reply

    Buen post macho

  2. Juan Carlos Blanco 3 mar 2014 | reply

    Te felicito Luis, realmente has hecho una magnífica síntesis respecto de un problema de alta complejidad, probablemente más política que jurídica. Conocí a tu padre, a quien escuché con atención, en diferentes oportunidades, en sus disertaciones en la Asociación Española de Derecho Deportivo (Granada 1993) y en el Congreso Preolímpico celebrado en Málaga en 1992, entre otras ocasiones) y de quien guardo un gratísimo recuerdo. Ahora también me es muy grato leer tus artículos, los que sin duda aportan con gran claridad para esclarecer el pensamiento y el conocimiento de todos quienes trabajamos en esta especialidad. Felicitaciones, enhorabuena, abrazo desde Buenos Aires.

    • Luis Cazorla 3 mar 2014 | reply

      Querido Juan Carlos, muchas gracias por tus cariñosas palabras. Un fuerte abrazo

  3. Encofrador 5 may 2014 | reply

    La verdad es que lo de los USA da envidia.

  4. Antonio 3 ago 2014 | reply

    En primer lugar, felicitarte por tu trabajo en este blog, señalando los grandes males del fútbol español.
    En segundo lugar, pese a llegar varios meses tarde, quisiera señalarte mi disconformidad por lo que has dicho sobre el franquiciado norteamericano. Yo, que he tenido el privilegio de vivir bastante tiempo en EEUU se que aquello es una máquina empresarial donde lo de menos es el aficionado y lo de más es obtener ganancias económicas al final de temporada, llegando al punto de poder mercadear el traslado de una franquicia a la ciudad donde te construyan un estadio mejor. Sin embargo creo que es un mercado envidiable donde las 4 grandes ligas obtienen cuantiosos beneficios año a año pese a que en ocasiones compiten entre ellas por el mercado televisivo. Pero si creo que no es un sistema aplicable en España, es por cuestiones meramente de competencia, ya que aunque a la larga pudiera ser beneficioso para los clubes el establecimiento de un salario maxímo para los jugadores, un límite salarial común para todos los equipos, y el establecimiento de un solo equipo en la élite en cada ciudad, ¿como consigues que Madrid y Barcelona entren por el aro del límite salarial? ¿como haces que clubes como el Betis, Espanyol o Levante desaparezcan de la élite para siempre en pro del Sevilla, el FC Barcelona y el Valencia?
    En cualquier caso, felicidades por tu blog. Un saludo.

    • Luis Cazorla 4 ago 2014 | reply

      Muchas gracias por tus palabras y tu aportación. Lo que dices tiene mucho sentido. Un abrazo.

Leave a Comment

reset all fields