El valor de las acciones en las SAD o Clubes de Fútbol admitidos a cotización en Bolsa

Share Button

En determinados ordenamientos jurídicos de nuestro entorno (Reino Unido, Alemania, por ejemplo) existen ejemplos de SAD con su capital admitido a negociación en un mercado secundario oficial (Bolsa), es decir, Clubes de fútbol cotizados en bolsa. Se trata de la adopción de la forma o tipo social más abierto posible para el desarrollo de una actividad indudablemente mercantil, como otra cualquiera. La cotización en bolsa de clubes de fútbol (particularmente significativo es el caso de los clubes ingleses) somete a éstos a un régimen jurídico mucho más estricto que el aplicable a cualquier otra entidad deportiva, el propio de las sociedades cotizadas, caracterizado por las especiales e intensas obligaciones de disclosure al mercado y el control de su actividad por el organismo regulador correspondiente, lo que, en buena lógica, puede concluir con una actividad del club de fútbol mucho más “embridada” que la propia de los clubes españoles.

En todo caso, el fenómeno de la cotización de los clubes de fútbol, como cualquier otra sociedad titular de otra actividad mercantil y empresarial distinta, plantea la cuestión empírica de la sensibilidad del valor de sus acciones a un conjunto de hitos propios de la actividad y del día a día de aquéllos: por ejemplo, ¿Cómo afecta al valor de la acción los resultados deportivos, y, ¿Los fichajes y renovaciones de jugadores?Pues bien, el número 7 de THE IEB AESTIMATIO INTERNATIONAL JOURNAL OF FINANCE, incluye un interesante paper (Does managerial turnover affect football club share prices? de Bell, Brooks, Markham) en el que se hace un resumen de los principales y más recientes estudios empíricos sobre la materia. De forma muy sucinta, se puede concluir a la vista de los datos recogidos en el estudio, lo siguiente:

– Los Clubes de fútbol cotizados por su propia actividad y naturaleza se ven afectados por acontecimientos que se producen durante el cierre de los mercados, esto es los resultados deportivos del fin de semana, que se manifiestan y concretan en el valor de la acción al tiempo de la reapertura del mercado: los lunes.

-Los mercados responden positivamente a las victorias y, negativamente, a las derrotas, de modo que la intensidad de la respuesta se aumenta en el caso de competiciones europeas (frente a las nacionales). En el caso de derrota la pérdida media del valor de la acción es del 1.4%, que se reduce al 0.6% en el empate. La victoria, por su parte, propicia un aumento medio del 1% del valor de la acción

– Existen otros factores que afectan al valor de la acción de clubes de fútbol como, ventas, fichajes, renovaciones de contratos, un nuevo estadio, cambios en la regulación deportiva/federativa, ceses y renuncia de administradores y gestores sociales, etc.

– En relación con ceses y dimisiones de administradores sociales y gestores, los resultados demuestran que el día posterior al anuncio de una destitución tiene lugar un incremento medio del 0.3% del precio de la acción, mientras que sin en lugar de destitución o ceses se trata de una dimisión, el valor de las acciones cae de media un 1% que se prolonga durante un mes, dando lugar a un rendimiento acumulado negativo anormal cifrado en más del 8% respecto de la sesión precedente al día del anuncio de la dimisión. Sin perjuicio de lo anterior, se concluye que el impacto de las salidas de directivos en la volatilidad de las acciones no está tan claro.

 

 

 

 

Share Button
  1. Pingback: El "modelo Huesca" para Rayo Majadahonda supone vender las acciones a 150 €

    […] Las ventajas de la Fundación Deportiva frente a transformar al club en una Sociedad Anónima Deportiva, más allá de la mayor accesibilidad de aficionados a la hora de adquirir títulos, las explica el experto en derecho deportivo Luis Cazorla. “El fenómeno de la cotización de los clubes de fútbol, como cualquier otra sociedad titular de otra actividad mercantil y empresarial distinta, plantea la cuestión empírica de la sensibilidad del valor de sus acciones a un conjunto de hitos propios de la actividad y del día a día de aquéllos“, unas palabras con las que Cazorla detalla la inestabilidad y la falta de control que pueden tener los clubes al convertirse en SAD. De estos factores señala el impacto de las victorias y las derrotas que pueden suponer “en el caso de derrota la pérdida media del valor de la acción es del 1.4%, que se reduce al 0.6% en el empate. La victoria, por su parte, propicia un aumento medio del 1% del valor de la acción”. Todo ello sin olvidarse de los fichajes, renovaciones o los ceses y dimisiones cuyo impacto en el valor accionarial puede ser significativo. Leer más. […]

Leave a Comment

reset all fields